1.- San Justino.

SANTOS:   
San Justino mártir, Nuestra Señora de la Luz, San Aníbal María Di Francia, San Caprasio de Lérins, San Floro de Arvernia, San Fortunato de Montefalco, San Íñigo de Oña, San Isquirión y compañeros San JoséTuc,San Próculo de Bolonia,San Ronan de Quimper,San Simeón de Tréveris,San Vistano Beato Juan Bautista Scalabrini,Beato Juan Pelingotto Beato Juan Storey Beato Teobaldo Roggeri.

Padre de la Iglesia. Patrono de los apologistas y filósofos
Padre de la Iglesia considerado como el primer apologista de la fe cristiana. Filósofo que encontró la verdad en las Sagradas Escrituras.

Martirologio romano:
Memoria de san Justino, mártir, que, como filósofo que era, siguió íntegramente la auténtica sabiduría conocida en la verdad de Cristo, la cual confirmó con sus costumbres, enseñando lo que afirmaba y defendiéndola con sus escritos. Al presentar al emperador Marco Aurelio, en Roma, su Apología en favor de la religión cristiana, fue conducido ante el prefecto Rústico y, por confesar que era cristiano, fue condenado a la pena capital (c. 165)

Resumen: 
Justino, nació en una cultura pagana, y sus padres le brindan una educación basada en los filósofos griegos, centrado especialmente en el de Platón. Nunca estuvo satisfecho con las verdades que le ofrecían los estudios de filosofías como el estoicismo y el platonismo, así que, atraído por la historia de los profetas de Israel y por el martirio de los cristianos que nunca renegaron su fe, se hizo cristiano y recibió el bautismo cerca del año 130, en Éfeso. Predicó sin miedo el Evangelio a los estudiosos paganos. La mayoría de sus escritos lo hizo en defensa de la fe cristiana. Fue descrito como "la estrella en Occidente, que lleva a los reyes Magos a la cuna de Belén" Mantiene su rumbo predicador en varias ciudades del imperio romano hasta que fue encarcelado, juzgado y luego decapitado junto a otros 6 hermanos en la fe, en tiempos del emperador Marco Aurelio

Biografía
San Justino Mártir (105-165 dC) nació de una familia pagana, de origen griego, en Samaria, cerca del pozo de Jacob, en algún lugar entre el año 100 a 110 dC. Recibió de sus padres una excelente formación, educado en el arte de la filosofía, literatura e historia.

Durante algún tiempo se dedicó a estudiar la ciencia que enseñaban los que seguían la corriente llamada "estoicismo", pero luego dejó esa religión porque se dio cuenta de que no le enseñaban nada seguro acerca de Dios, hasta que un día, mientras paseaba para meditar los misterios de Dios, conoció a un anciano en la orilla del mar, quien en seguida le proclamó el Evangelio de Jesucristo. Justino, en ese instante se dio cuenta de que no podía tener cierto conocimiento de Dios sin revelación de la Palabra que se había dado a los profetas, así que decide estudiar las escrituras encontrando en ellas una riquezas que jamás había podido obtener de ninguno de los estudios que había realizado.

Se dedicó arduamente a estudiar la Biblia y todo le conmovía. Se hizo cristiano y recibió el bautismo cerca del año 130, en Éfeso. El mismo Santo había sentido curiosidad por el cristianismo desde mucho tiempo antes de su conversión, y es que algo que le llamaba mucho la atención era el invaluable testimonio de los mártires de la fe, quienes nunca renegaron de su amor a Cristo a pesar de las crueles torturas a las que eran sometidos. Decía Justino:

"Estas personas no deben ser criminales ya que mueren muy santamente. Cristo en el cual tanto creen, debe ser un ser muy importante, porque ningún tormento les hace dejar de creer en Él"

Cuando Justino se convirtió, puso su formación en filosofía para el buen uso como evangelista, pasó algún tiempo en Éfeso y mucho tiempo en Roma predicando incansablemente las maravillas de la verdad que le había sido revelada.

Aparte de ser un valiente predicador, Justino además escribió dos Apologías dirigidas a los emperadores romanos: Antonino Pío y a Marco Aurelio en la que muestra la belleza del cristianismo. En el segundo, escribe:

"Cuando yo era un discípulo de Platón, escuchaba las acusaciones hechas contra los cristianos y al ver sus rostros intrépidos ante su propia muerte y el de todos aquellos hombres temerosos de Dios, me dije a mí mismo que era imposible que ellos debieran estar viviendo en el mal y en el amor al placer" (II Apol., xviii, 1)

San Justino construye un puente eficaz entre la filosofía griega y el cristianismo, reconociendo que los griegos poseían la verdad en forma de semilla, y que la plenitud de la misma se encuentra revelada en el cristianismo, en la persona de Cristo Jesús. Pasó algún tiempo en Éfeso y luego enseñó en una escuela en Roma. Fue en Roma donde (junto con algunos de sus discípulos) sufrió el martirio por su audaz predicación durante el reinado de Marco Aurelio.

Sus exhortaciones son considerados los más importantes de los escritos cristianos de los Padres de la Iglesia Primitiva, del siglo 2d.C. Es difícil no identificar dentro de su testimonio una primera versión de la misa católica, el presidente o el que preside es el sacerdote [presbyteros en griego]. Su descripción la puedes leer aquí

La historia de su martirio:
Las actas del martirio de Justino aún se conservan en la actualidad y son uno de los documentos más impresionantes que se han conservado de la antigüedad. Así narra la Sentencia de muerte de Justino durante el siglo II:

Justino fue decapitado por el prefecto de Roma junto con otros seis cristianos. Resumiendo parte del interrogatorio de Justino, el prefecto le dijo estas palabras a continuación:

- ¿Usted insiste en declarar públicamente que es cristiano?...

"Declaro públicamente que soy un seguidor de Jesucristo y lo seré hasta la muerte.", respondió Justino

- Lleguemos a un acuerdo, acérquese y ofrezca incienso a nuestros dioses. Y si no lo hace lo mandaré a torturar atrozmente y haré que le corten la cabeza

"Si somos castigados por el bien de nuestro Señor Jesucristo, esperamos entonces ser salvos, porque esto justamente será nuestra salvación y confianza ante el terrible tribunal de nuestro Señor y Salvador, que juzgará a todo el mundo.", afirmó Justino.

Los otros cristianos que estaban siendo juzgados con Justino, estuvieron de acuerdo con esto, y entonces, el prefecto, encendido en ira, ordenó que fueran azotados cruelmente y luego decapitados. Era el año 165

"A nadie es lícito participar de la Eucaristía si no cree que son verdad las cosas que enseñamos y no se ha purificado en aquel baño que da la remisión de los pecados y la regeneración, y no vive como Cristo nos enseñó" (San Justino)

Oración: 
Dios todopoderoso y eterno, que te diste a encontrar a tu mártir Justino paseando de maestro en maestro, buscando el verdadero Dios, le has revelado a él la sublime sabiduría de tu Palabra eterna, concede a todos aquellos que nos acercamos a Ti, buscando un conocimiento más profundo, poder encontrar y ser encontrados por Ti; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo, en unidad con el Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.
Amén
PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos, 
ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFIAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSION SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACION DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.
Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.
Los contenidos de los post publicados en SANTORAL© son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.

Autores

IMAGENES MESES PROPIEDAD DE: http://ele-box.blogspot.com.es/2015/03/los-meses-del-ano.html / IMAGENES Y TEXTO DEL SANTORAL PROPIEDAD DE: https://www.pildorasdefe.net

Controles de la Paloma