25.- Beda el Venerable.

SANTOS:    
San Beda el Venerable, San Gregorio VII papa, Santa María Magdalena de Pazzi, San Aldelmo, San Canión de Atela, San Dionisio de Milán, San Dionisio Ssebuggwawo, San Genadio de Astorga, San León de Troyes, San Pedro Doan Van Van, San Zenobio de Florencia, Santa Magdalena Sofía Barat, Beato Gerardo Mecatti, Beato Gerio de Montesanto, Beato Jacobo Felipe Bertoni, Beato Nicolás Cehelski.
Patrono de los Historiadores, lectores y académicos.

Llegó a ser siervo de Cristo a los ocho años. Conocido como el hombre más sabio de su tiempo. Es el Patrono de los, historiadores, lectores y académicos.


Martirologio romano: 
San Beda el Venerable, presbítero y doctor de la Iglesia, que llegó a ser siervo de Cristo a los ocho años, pasó toda su vida en el monasterio de Jarrow en Northumbria en Inglaterra, dedicado a la meditación y a la explicación de las Sagradas Escrituras; tuvo una fiel observancia de la disciplina monástica y el ejercicio cotidiano de cantar en el coro de la Iglesia. Siempre tuvo un grato placer en aprender, enseñar y escribir.

San Beda, fue conocido como el hombre más sabio de su tiempo. Es el Patrono de los historiadores, lectores y académicos

Biografía
Poco se conoce sobre la paternidad de San Beda, sólo se sabe que a la corta edad de ocho años fue llevado al monasterio benedictino de San Pedro, fundada en Wearmouth (cerca de Sunderland, Durham) por el abad san Benito Biscop, a cuyo cuidado se le confió.

Alrededor del año 685 fue trasladado al nuevo monasterio de Biscop de St. Paul en Jarrow. Allí, Beda sería ordenado diácono a la edad de 19 años y luego sacerdote a los 30.

Una vida centrada en el estudio y la enseñanza
Desde el momento de su ordenación sacerdotal y hasta el día de su muerte, se dedicó asiduamente al aprendizaje, la escritura y la enseñanza. Además de los muchos libros que copió, compuso 45 libros propios, incluyendo 30 comentarios sobre algunos libros de la Biblia. Sus únicos momentos de recreación los dedicaba a la oración y al canto en el coro.

Beda aprendió el amor a la erudición, la devoción personal y la disciplina. Dominaba a la perfección el latín, griego y hebreo y tenía un buen conocimiento de los eruditos clásicos y padres de la iglesia.

Muchos escritos de Beda cubren un amplio espectro que incluye la historia natural, la poesía, la traducción bíblica y exposición de las Escrituras. Su comentario bíblico más antiguo fue probablemente basado en el libro del Apocalipsis. Se le atribuye la escritura de al menos tres himnos latinos muy conocidos.

Sus escritos se clasifican como científico, histórico y teológico. La científica incluyen tratados sobre gramática (escritas por sus alumnos), una obra sobre los fenómenos naturales (De rerum natura), y dos en la cronología (De temporibus y De temporum ratione).

Se le recuerda principalmente por su "Historia Eclesiástica del Pueblo Inglés". Esta obra de cinco volúmenes registra los eventos en Gran Bretaña a partir de las incursiones de Julio César en 54 a 55 AC, hasta la llegada del primer misionero de Roma, San Agustín, en el año 597.

Los escritos de Beda se consideran el mejor resumen de este período de la historia que jamás haya sido redactado. Algunos lo han llamado "la mejor obra histórica de la Alta Edad Media"

Beda afirmó claramente cuál era el propósito de sus escritos:

"Si la historia registra las cosas buenas de los hombres buenos, se anima al oyente atento a imitar lo que es bueno, y si se registra el mal de los hombres malos, los buenos lectores o los religiosos, estarán alentados a evitar, en todo lo posible, lo que es pecaminoso y perverso, y seguir así, lo que es bueno y agradable a Dios"

Aunque por su gran sabiduría, fue buscado ansiosamente por los reyes y otros notables de la época, incluso hasta por el mismo Papa Sergio, Beda se la arregló para permanecer en su propio monasterio hasta el día de su muerte. Sólo, en una oportunidad, dejó por unos meses el monasterio con el único fin de enseñar en la escuela del arzobispo de York.

Su muerte y legado
Su último trabajo, el cuál completó en su lecho de muerte, era una traducción a la lengua anglosajona del Evangelio de San Juan

Beda murió en el año 735, mientras rezaba su oración favorita: "Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén"

San Beda fue canonizado y declarado Doctor de la Iglesia el 13 de noviembre 1899 por el Papa León XIII. Su casa, en Jarrow, fue destruida durante la disolución de los monasterios, aunque las ruinas se pueden visitar en la actualidad.

PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos, Con información de Corazones.org
ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFIAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSION SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACION DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.
Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.
Los contenidos de los post publicados en SANTORAL© son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.

Autores

IMAGENES MESES PROPIEDAD DE: http://ele-box.blogspot.com.es/2015/03/los-meses-del-ano.html / IMAGENES Y TEXTO DEL SANTORAL PROPIEDAD DE: https://www.pildorasdefe.net

Controles de la Paloma