23.- San José Cafasso.

SANTOS:   
San José Cafasso, San Bilio de Dariórigo, San Walhero, San Zenas de Filadelfia, San Zenón de Filadelfia, Santa Agripina de Roma, Santa Ediltrudis de Eli, Santo Tomás Garnet, Beata María de Oignies, Beata María Rafaela Cimatti, Beato Lanfranco de Pavía, Beato Pedro Jacobo de Pésaro.

Modelo de Confesor. Patrono de los encarcelados
Sacerdote, que se destacó promoviendo la piedad y la ciencia en el Clero, y en reconciliar con Dios a los condenados a la pena de muerte.

Martirologio romano: 
En Turín, san José Cafaso, Sacerdote, que se destacó promoviendo la piedad y la ciencia en el Clero, y en reconciliar con Dios los condenados a la pena de muerte, y fue por el Papa Pío XII puesto en el número de los Santos.

Biografía:
José Cafasso nació en Castelnuova d´Asti, Piamonte, Italia, en 1811, en el norte de Italia, cerca de la ciudad de Turín. Cuatro años más tarde, en 1815, uno de sus más famosos alumnos nació en la misma ciudad, San Juan Bosco.

José tenía padres amorosos que estaban dispuestos a sacrificarse por su educación. Se fue a Turín para estudiar para ser sacerdote.

Su encuentro con San Juan Bosco
San José Cafasso, durante su juventud, tuvo un curioso encuentro con un niño que más tarde también se convertiría en otro santo. Él conoció a San Juan Bosco. Era el año 1827. José Cafasso contaba con apenas dieciséis años y San Juan Bosco contaba con apenas doce. De este hecho, el mismo San Juan Bosco narra lo siguiente:

"En una víspera de grandes fiestas en mi pueblo, vi junto a la puerta del templo a un joven seminarista que me llamó la atención por su amabilidad. Me acerqué y le pregunté:

- «¿Padre, no quiere disfrutar un poco de nuestras fiestas?».

- Él con una agradable sonrisa me respondió: «Mira, amiguito: para los que nos dedicamos al servicio de Dios, las mejores fiestas son las que se celebran en el templo».

- Yo, animado por su bondadoso modo de responder le a ñadí: «Sí, pero también en nuestras fiestas de plaza hay mucho que alegra y hace pasar ratos felices».

- Él añadió: «Al buen amigo de Dios lo que más feliz lo hace es el participar muy devotamente de las celebraciones religiosas del templo». Luego me preguntó qué estudios había hecho y si ya había recibido la sagrada comunión, y si me confesaba con frecuencia.

Enseguida abrieron el templo, y él antes de despedirse me dijo: «No se te olvide que para el que quiere seguir el sacerdocio nada hay más agradable ni que más le atraiga, que aquello que sirve para darle gloria a Dios y para salvar las almas». Y de manera muy amable se despidió de mí. Yo me quedé admirado de la bondad de este joven seminarista. Averigüé cómo se llamaba y me dijeron: "Es José Cafasso" Corrí todo el camino a casa y grité. «Mamá, mamá, yo lo conocí, me encontré con él» "¿Quién?" preguntó su madre. «José Cafasso, mamá. ¡Él es un santo!

En 1833, José Cafasso fue ordenado sacerdote a la edad de 21 años, pidiendo de antemano una dispensa ya que se estaba ordenando sacerdote a una muy temprana edad.

Un profesor excepcional
Inició su labor sacerdotal y fue a una excelente escuela de teología para los sacerdotes. Cuando el padre Cafasso se graduó, se convirtió en profesor de teología. Él enseñó a muchos sacerdotes jóvenes en los últimos años. Se podría decir que realmente amaba lo que hacía

El Padre Cafasso fue conocido como el sacerdote que cree fielmente en la misericordia suave y amorosa de Dios. Él era tan amable y daba a la gente el coraje y la esperanza de continuar. Guió a muchos sacerdotes, religiosos y laicos. Él ayudó a San Juan Bosco a iniciar su gran ministerio sacerdotal con los jóvenes. También lo condujo en el inicio de su orden religiosa conocida como los Salesianos.

Su gran labor en las cárceles
En los tiempos del Padre Cafasso había grandes necesidades. Una de las más urgentes era el sistema penitenciario. Las condiciones de reclusión eran asquerosas. Pero lo que más conmovió al Padre Cafasso fue la costumbre de colgar a los prisioneros condenados a muerte de forma pública. El Padre Cafasso se dirigió a ellos y escuchó sus confesiones. Se quedó con ellos, hablándoles del amor y la misericordia de Dios hasta el momento de sus muertes. Él ayudó a más de sesenta hombres condenados. Todos se arrepintieron y murieron en la paz de Jesús. El Padre Cafasso los llamó sus "santos ahorcados".

Padre Cafasso también se convirtió en el pastor de la Iglesia de San Francisco en 1848. Nadie podía medir jamás su gran influencia en la gente y el trabajo apostólico que realizó en la Iglesia.

El Padre Cafasso murió el 23 de junio 23 de 1860 a la hora del ángelus de la mañana. Su amigo fiel, San Juan Bosco, predicó la homilía de su funeral. Fue beatificado en el año 1925 y El Papa Pío XII lo proclamó santo en 1947.

"Hemos nacido para amar, vivimos para amar, y vamos a morir a amar aún más."
(San José Cafasso)
PildorasdeFe.net | Biografía de Santos y Beatos, Con información de Corazones.org
ESTE ARTICULO Y SUS FOTOGRAFIAS TIENEN DERECHOS DE AUTOR ,  SON SOLO  PARA  SU DIFUSION SIN ANIMO DE LUCRO Y A TITULO INFORMATIVO, PARA VER EL ARTICULO COMPLETO TIENEN EL DERECHO Y LA OBLIGACION DE CONSULTARLO Y COMENTARLO EN SU WEB ORIGINAL.
Los sitios y publicaciones a los que se enlaza desde esta página son solo propiedad de sus respectivos autores.
Los contenidos de los post publicados en SANTORAL© son de responsabilidad exclusiva de sus respectivos autores.

Autores

IMAGENES MESES PROPIEDAD DE: http://ele-box.blogspot.com.es/2015/03/los-meses-del-ano.html / IMAGENES Y TEXTO DEL SANTORAL PROPIEDAD DE: https://www.pildorasdefe.net

Controles de la Paloma